Deseado Extra Brut, lo nuevo de Familia Schroeder

Familia Schroeder presenta una nueva etiqueta de su línea Deseado, en esta oportunidad se trata de un vino espumante de clasificación Extra Brut, elaborado en base a uvas 40% Pinot Noir, 40% Chardonnay y 20% Sauvignon Blanc, provenientes de fincas propias en el valle patagónico de San Patricio del Chañar, a 39º de Latitud Sur, una de las zonas vitivinícolas más australes del mundo, en la provincia de Neuquén. Tiene un precio sugerido al público de $463 en vinotecas.

“Con Deseado Extra Brut busqué la diferenciación del resto de las etiquetas de la línea, conservando la elegancia y la fineza características de sus hermanos Deseado dulces”, describe el enólogo Leonado Puppato. “Es expresivo en nariz, con notables notas cítricas y flores blancas del sauvignon blanc, la boca untuosa del pinot noir, la frescura y acidez equilibrada del chardonnay”, agrega.

Para Deseado Extra Brut se elaboró cada varietal por separado, obteniendo vinos base de baja graduación alcohólica y agradable acidez. Se mantienen sobre lías durante 4 meses hasta la realización del corte en bodega con los diferentes porcentajes estipulados por el enólogo. Una vez en la fábrica de espumantes, se agrega el licor de tiraje y levaduras para la toma de espuma y se mantiene otros 4 meses sobre lías.

Familia Schroeder cuenta con su propia Fábrica de Vino Espumante, orientada al sistema Charmat, para la que se llevó a cabo una gran inversión en tanques autoclaves e implementos que deben resistir las altas presiones (isobarométricos). La línea se completa con Deseado (100% Torrontés) y Deseado Rosé (90% Torrontés y 10% Malbec), ambos son vino espumante dulce natural, elaborados en base a una única fermentación directamente del jugo de uvas.

“Con Deseado fuimos pioneros en instalar la tendencia de los espumantes dulces naturales, pero también queremos captar a los consumidores de Extra Brut”, afirma Puppato. “Somos una bodega con fuerte desarrollo en espumantes, casi el 50% de nuestra producción. Con este lanzamiento sumamos una etiqueta para ofrecer opciones para todos los gustos y segmentos de precio. De esta manera, fortalecemos y seguimos desarrollando la marca Deseado, hoy muy bien posicionada en el mercado y reconocida por los consumidores de espumantes de diferentes edades”, explica el enólogo.

Bodega Familia Schroeder es el fruto del esfuerzo de una familia de emprendedores que hizo realidad su sueño. En 2001, Herman Heinz Teodoro Schroeder, hijo de inmigrantes alemanes pioneros en la Patagonia, decide invertir junto a sus hijos en viñedos en San Patricio del Chañar, una zona en la que con esfuerzo el hombre transformó un desierto –que en otro tiempo fue cuna de dinosaurios– en verdes viñedos y una zona productiva.
Una de las principales características distintivas del edificio de Familia Schroeder es su emplazamiento contra la barda -como se conoce en el sur a las laderas de los valles- integrándose al paisaje natural.

Está construido en 5 niveles de forma vertical, con aproximadamente 22 metros de altura, esto permite la utilización de la fuerza de gravedad en el proceso de vinificación a través de un sistema gravitacional que se traduce en el uso casi nulo de bombas, disminuyendo los procesos oxidativos desde la uva hasta el vino terminado. Además, el edificio de Familia Schroeder está diseñado especialmente para recibir visitas los 365 días del año. A su atractivo natural se suma “la Cava del dinosaurio”, lugar en el se exhiben los fósiles de un ejemplar de 75 millones de años que fueron hallados durante la construcción de la bodega. Este descubrimiento inspiró el nombre se sus vinos y el restaurant Saurus, donde se puede disfrutar de la cocina patagónica con vista panorámica de los viñedos.

San Patricio del Chañar está enmarcada por el lecho del río Neuquén, el suelo de esta zona tiene diferentes composiciones: desde franco areno-pedregosos a franco areno-limosos. Gracias a la latitud patagónica, 39º sur, y la gran amplitud térmica (20ºC) permite la maduración progresiva y escalonada de las uvas. Además, el viento dominante mantiene la sanidad de los viñedos haciendo de la viticultura una práctica sustentable, natural y amigable con el medio ambiente. Se busca resaltar las características propias del terruño, dando vinos únicos y distintivos: de alcoholes moderados, con equilibrados niveles de acidez, intensidad de color, aromas y cuerpo en tintos, frescura y expresión aromática en blancos. La enología de Familia Schroeder está a cargo del Lic. Leonardo Puppato, con la asesoría de Paul Hobbs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s