Investigación local revela más beneficios del aceite de oliva

Argentina es el décimo productor mundial de aceites de oliva, ocupando el primer lugar en el continente americano. De las 32.000 toneladas que se producen anualmente, el 70% se exporta -principalmente a Brasil y Estados Unidos- y el 25% es elaborado en Mendoza.

A pesar de la importancia del mismo en la provincia y el país, Belén Bustamante (Licenciada en Nutrición egresada de la Universidad Maza) destacó que “lamentablemente se encuentra presente sólo en el 10,5% de los hogares”. A su vez precisó que es usado mayoritariamente como condimento y que menos de la mitad de las personas lo ocupa para cocinar.

bottle-1867229_1920

Múltiples beneficios y cantidades recomendadas
A diferencia de otros aceites, el de oliva –puntualmente el virgen y virgen extra- tiene algunas propiedades que son positivas para el organismo: favorece la absorción de calcio en los huesos, protege la piel, es antioxidante, ayuda a controlar la glucosa, colabora en la función digestiva y combate el estreñimiento.

Estos son algunos de los factores que previenen enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión arterial, dislipidemias) y enfermedades cardiovasculares. Bustamante explicó que “el aceite de oliva se diferencia de otros tipos por su rico contenido en ácidos grasos monoinsaturados, de los cuales el más importante es el ácido oleico (w9), que aumenta el colesterol bueno (HDL) y reduce el malo (LDL)”. Además agregó que “los aceites producidos en Mendoza y San Juan tienen mayor contenido de ácido oleico ya que las bajas temperaturas del invierno aumentan sus niveles”.
Además, ayuda a prevenir otras enfermedades como cáncer, osteoporosis, artritis remautoide y Alzehimer.

Un punto importante a tener en cuenta son las dosis recomendadas. El mínimo para alcanzar estos beneficios es de 20 gramos (1 ½ cucharada sopera) y el máximo diario es de 40 gramos (3 cucharadas soperas). Si se exceden demasiado estas proporciones se estará ingiriendo una alta cantidad de calorías, ya que cada cucharada posee aproximadamente 120kcal.

Quien realizó un estudio sobre el tema para obtener su título en la Universidad Maza detalló que “conviene consumirlo en crudo, tomarlo solo, añadirlo a algún licuado o, simplemente agregarlo a las ensaladas”.

“Si bien este alimento puede prevenir las enfermedades crónicas no transmisibles, es importante tener una alimentación saludable y realizar actividad física regularmente”, cerró Bustamente.

Pequeñas y grandes diferencias
Los aceites de oliva virgen y virgen extra se obtienen por extracción mediante presión o centrifugado, siempre mecánicos y sin usar refinado. La única diferencia entre el virgen extra y el virgen es que el segundo es algo peor de calidad. Ambos no pueden contener aditivos.

Por último tenemos el aceite que pierde la denominación de virgen, el que vemos como aceite de oliva a secas en los supermercados. Este aceite es una mezcla de aceite de oliva obtenido mediante procesos de refinado (como máximo un 90%) y aceite de oliva virgen o virgen extra. Este último método utiliza los aceites de menor calidad, los que sobran de los otros métodos o los orujos de aceite, que son los aceites que quedan en la pulpa tras la extracción mecánica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s