Restaurantes a puertas cerradas en Mendoza

Los restaurantes a puertas cerradas tienen larga tradición en el mundo. En algunos casos, se trata de espacios destacados del mundo culinario. Son locales sin carteles ni promoción masiva, están fuera del circuito comercial y por ende, fuera del circuito de locales gastronómicos habilitados por entes oficiales.

Entonces, ¿cómo se dan a conocer? Yendo de boca en boca, recibiendo a sus clientes en casas particulares y ofreciendo menúes exclusivos. Las redes sociales, en especial Facebook, se han convertido en fieles aliados.

En Buenos Aires, la propuesta creció tanto en los últimos años que la Cámara de Restaurantes estima que hay más de 200 en funcionamiento.

En el mundo, Nueva York y Londres son las ciudades que hacen gala de tener la mayor cantidad de restós y bares “secretos”. Muchos, figuran como recomendados en prestigiosos medios como The Guardian, Travel and Leisure y el New York Times.

Mendoza también tiene su movida

En nuestra provincia, el periodista Emilio Vera Da Souza supo recibir a sus amigos e invitados en El Zócalo, donde él mismo cocinaba y todos gozaban del festín en una mesa conjunta.

Otros espacios que se han hecho famosos en la escena local son: Jalapeño; Dijo La Berta; Camote; Ituzaingó; Los Bacanes y el recordado Los Chocos del chef Martín Iemmo.

Una nueva propuesta

Hay una novedad en este mapa mendocino del “under gastronómico” y se llama Encubiertos. Se puede llegar a él a través de su Facebook. Abre dos días a la semana, en horario nocturno y solo se puede asistir con reserva previa.

Las dueñas son dos amigas, una es chef y licenciada en marketing y la otra, abogada. Ellas son: Valentina Ruiz Dumit y Elcira Pol.

Allí, ofrecen un menú de tres pasos que consta de entrada, principal y postre, y hay tres opciones para elegir en cada tiempo. Celíacos y vegetarianos tienen siempre platos especiales para ellos entre las propuestas.

Cuando fuimos a conocerlo, optamos por una ensalada de verdes, palta y peras; un risotto de remolacha y el flan casero.


Otras variedades pueden ser: lomo con hongos y papas a la crema; sorrentinos de pollo en masa de albahaca; lasagna de pollo, espinaca y ricota o papardelles con mejillones y corazones de alcaucil. Cada semana, se puede conocer el menú de antemano estando atentos a las redes sociales.

La recepción siempre incluye panes recién horneados y un paté de hígado de pollo que es ¡una bomba!

El precio fijo es de $390 por persona e incluye los tres tiempos. Asimismo, hay una cava con interesantes vinos para acompañar la cena.

El lugar es una casa enorme, que ha sido decorada hasta el último detalle  y con muy buen gusto. Hay habitaciones que garantizan intimidad y otras, la chance de reunirse en grupo y disfrutar de una gran velada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s