Christina Sunae en Mendoza: “Hay una necesidad de los argentinos por la comida étnica”

La chef de origen filipino Christina Sunae estuvo en Mendoza recientemente para cocinar deliciosos platos en el restorán Fogón de Lagarde.

Allí, preparó un menú de pasos llamado “Islas de las Filipinas”, que fue maridado con vinos de esa bodega mendocina. Tal expectativa generó su visita que las dos cenas que encabezó agotaron sus cupos rápidamente.

La chef de Sunae Asian Cantina, ubicada en Buenos Aires, es famosa por las recetas originarias de sus ancestros y por cómo conquistó los paladares porteños con sus exóticos sabores.

Pesca del día: filet con piel a la plancha en caldo de pescado y piña con tomate, nabo y ají vinagre.

Su vida culinaria empezó cuando era una niña, vivía en Estados Unidos y ahorraba dinero limpiando mesas en un salón. En 1998, se mudó a Nueva York, donde trabajó y aprendió en las cocinas de Rialto y Kin Khao.

Años después, casada con un argentino y radicada definitivamente en nuestro país, Sunae abrió un restó a puertas cerradas en su casa. Luego, en 2009, inauguró su primer restorán oficial.

En 2013, publicó su libro de recetas “Sabores del Sudeste Asiático” y actualmente es considerada un referente de esa gastronomía en todo el continente.

Mientras preparaba los platos con los que deleitó a sus comensales mendocinos en Lagarde charló con Yo Invito.

-Empezaste a trabajar en gastronomía cuando tenías 14 años, ¿cómo te iniciaste en este mundo?

-Fue por necesidad. Empecé limpiando mesas en un restorán en el que trabajaba mi madre. Vivíamos en Estados Unidos, mis padres tenían mucho trabajo, pero  si yo quería comprarme cosas, tenía que hacerlo con mi dinero.

Ensalada Talong: puré de berenjena asada con tomate cherry, cebolla morada y palta, aderezada con vinagreta de coco picante, chips de batata y plátano.

-¿Y cómo te interesaste por la cocina?

-¡Me interesó toda la vida! En nuestra cultura, la comida es todo. Cuando llegás a una casa, no te preguntan cómo estás, solo quieren saber si ya comiste. Tampoco te ofrecen un café o un té, te ofrecen un plato de comida.

-¿Cómo te convertiste en chef?

-No me considero chef (risas), me creo cocinera. Es verdad que tengo mi propio restaurante, pero nunca estudié oficialmente porque no soy así. Solo tengo las recetas de mi familia y es lo que ofrezco.

-Entonces, tus maestros fueron tu propia familia…

-Absolutamente. Aprendí de mi madre, mi padre, mis abuelos y mis tías. También de una chef con la que trabajé en Nueva York (en el restaurante Kin Khao), que me enseñó muchas técnicas de la comida tailandesa.

Gentileza Amelia McGoldrick

-¿A qué atribuís el éxito de tu cantina?

-Hay una necesidad de los argentinos por la comida étnica. Viajan cada vez más por el mundo, pero cuando vuelven a Buenos Aires también quieren viajar a través de la gastronomía. A eso, se suma que debemos ser los únicos que ofrecemos comida filipina.

-¿Dirías que la cocina asiática es más saludable que la occidental?

-Es más balanceada. Hay más equilibrio en un plato típico asiático. Si vas a una casa argentina, te sirven milanesa y papas. Nada más. Un plato asiático tiene proteínas, vegetales y arroz. No digo que sea mejor, pero cuando uno ingiere una dieta balanceada, sin tanta carne, el cuerpo trabaja mucho mejor.

-¿Cómo nace tu vínculo con Lagarde?

-Trabajo con los vinos de la bodega desde hace muchos años. Están en mi carta desde que abrí mi cocina a puertas cerradas. Me invitaron a realizar este menú y dije que sí inmediatamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s